Contáctenos Quiénes somos
Medio ambiente | Redacción Espacinsular

El aumento de la temperatura del agua en mares y océanos se ha acelerado a escala global en los últimos años (ver en La Vanguardia ) y un estudio publicado esta semana en la revista Advances in Atmospheric Sciences confirma tanto la tendencia como el nivel máximo observado en 2019.

La comparación quizás no sea del todo clara para los neófitos peo los autores indican que en los últimos 25 años los océanos han absorbido el calor equivalente a la explosión de 3.600 millones de bombas como la de Hiroshima.

La temperatura del agua también afecta a numerosas especies de animales y vegetales

La temperatura del agua también afecta a numerosas especies de animales y vegetales (.)

El dato concreto de 2019 indica que la temperatura de los océanos fue la más alta desde que hay registros. El artículo firmado por 14 científicos de once institutos indica que las temperaturas marinas más elevadas, en relación a la media climática se han producido entre la superficie y los 2.000 metros de profundidad.

La temperatura del océano durante el año pasado fue de unos 0,075 ºC por encima de la medida registrada en el periodo de 1981 a 2010, señala un comunicado de la Instituto de Física Atmosférica de la Academia China de Ciencias.

Más evaporación

El aumento de la temperatura del agua del mar también afecta a la formación de grandes tormentas

“El calentamiento del océano es irrefutable, y una medida clave del desequilibrio energético de la Tierra”, escribieron los autores, entre los que figuran Lijing Cheng, del Centro Internacional de Ciencias del Clima y Medio Ambiente de la IAP.

Según los autores, una mayor evaporación del agua causada por el aumento de las temperaturas agrega humedad adicional a la atmósfera, provocando fuertes lluvias e inundaciones y resultando en un ciclo hidrológico y un clima más extremos, como tifones y huracanes. Unos océanos más cálidos también son una de las “razones clave” en el aumento de los incendios catastróficos en el Amazonas, California y Australia, escribieron.

Más del 90% del exceso de calor se almacena en los océanos del mundo, que continuarán calentándose incluso si las temperaturas del aire en la superficie del planeta llegan a estabilizarse, destaca un artículo divulgativo de Aaron Clark de publicado por la agencia Bloomberg.